jueves, 5 de junio de 2008

La muerte . . .


Cuantas veces no me he preguntado...  ¿Quién es ella? Creo que una de sus mejores amigas es aquella señora que tanto me viene a visitarme si, estoy hablando de la Sra. Soledad, no sé si realmente quiera llevarme hasta sus aposentos, a veces la siento tan cerca, como si ella quisiera llevarme de la mano a conocer un mundo al que tengo que admitir que me da miedo, realmente me aterra, ¿Acaso podré regresar con los seres amados que habitan en este mundo tan absurdo que se rige sin sentido alguno?,¿ Acaso cuando ella se lleve mi cuerpo estará tres metros bajo el suelo, o en el cielo ¿Será un descanso eterno que me otorgara el ser supremo?, ¿Tendré que rendir cuentas a alguien?, O tocarle la puerta a un extraño señor para ver si me permite la entrada a sus terrenos.

 Que curiosa y misteriosa es la vida, aunque aún lo es más la muerte ella es mística y reservada, demasiado sigilosa, quizá un día de estos me sorprenda  cuando de la vuelta a la calle y ella este ahí esperándome con mucha ansiedad, como si yo fuera el único alimento que ella ha estado buscando por mucho tiempo, como si le causara algún placer saber las ideas que pasan y pasan en mi mente.

¡Oh tu! Hermosa señora enséñame tus secretos, esos que nadie sabe te lo pido, no te traicionare, puedo ayudarte a muchas cosas, no me conoces, soy hábil puedo servirte, se como causar daño, aunque si no lo quieres, me tendré que resignar no sé si pueda competir contigo a decir verdad no te subestimo… Se que das la talla, se que vienes de entre las sombras.

Puede que en la lucha mi cuerpo quede inerte y tu vayas absorbiendo uno a uno mis últimos suspiros, más allá de lo profano se que tú te escondes, aunque me gustaría saber qué es lo quieres, que es lo que buscas, el alma de la gente que viene y va sin algún horario o rutina, puede que de alguna manera te profese un amor eterno… sin piedad, he escuchado decir que de allá de donde vienes te puedes agarrar de la noche como si fuera barandal para no caerte, que algunas veces hay silencio, otras lamentos y sufrimiento, que está lleno de oscuridad, que hay maldad y soledad, pero que de alguna manera puedes encontrar una paz espiritual.

Puedo escribirte, estudiarte, pero nunca lo mas anhelado tocarte, acariciarte sin que me arrastres a tus tinieblas, sin que pidas algo mas a cambio, eres astuta y eso es algo de lo que despierta una intriga y curiosidad en mi ser acerca de tu personalidad tan incógnita, que nadie la conoce a ciencia cierta. Me enloquece, creo que esto se ha vuelto una obsesión que me pide saber cosas de ti  preguntar tantas y tantas cosas, para ver qué me dicen, quiero saber qué es lo que ellos piensan, pero siempre responden con ironía o con burla y lo detesto porque ellos al final no saben nada, no saben que yo te persigo es una lucha incansable que nunca me llevara a ningún lado, donde nadie saldrá victorioso y yo siempre seré la perdedora y me humillare y ella se regocijará y me dirá has venido hasta aquí en vano, no eres la única persona que ha intentado acercarse a mí, han sido bastantes y realmente se me hace muy ilógico ya que varias personas se han dado cuenta que yo no revelo mis secretos.

Me sentiré tonta y estúpida ante esa situación, pero reiré descaradamente, me mostrare orgullosa de hasta donde he llegado y ella no lo entenderá, solo tengo que confundirla eso es el secreto de todos, pero si también en eso fracaso, no podría volver a intentarlo por más que ella me retara, porque me hará lo mismo se dará cuenta de cómo soy yo y sé que me tendera muchas trampas en el camino, que me exigirá mucho, pero a fin de cuentas yo no tendré nada a cambio, solo me utilizara para muchos de sus malévolos planes, hay que admitir que muchos te llama religión … Pero ¿Cómo es eso?,  No le entiendo ¿Podría explicármelo?

Dándole miles y miles de vueltas al asunto, cuando yo se que al fin y al cabo que nada sucederá, pero no que peor lucha que la que no se intenta.

Yo aquí, me he tomado la molestia de escribirle algunas cosas que navegan en mi mente, anclando cada noche en esa bahía pertinente donde mi alma intenta recibir su llegada desde aquel mar de eternos secretos, donde tu bien sabes que los corales rojos viven quietos y sigilosos, esperando ser admirados por quien se percate de su presencia, después cuando estemos frente a frente usted me dirá que le parece.

Entre dudas y dudas
Que albergan mi mente
Voy perdiendo la cordura
Y me domina el subconsciente
Solamente busco y voy viendo
Que se esconde entre la oscuridad
Aunque a veces no entiendo
Porque te acompaña la maldad
Buscas escuchar un lamento
Para darte cuenta que es sufrimiento
Una voz desconsolada
Que se estremezca a tu llegada
Que poco a poco
Se quede petrificada
Y quizás se vuelva loco
Porque realmente no sabe nada
Realmente busca,
Pero no encuentra
Y lucha incansablemente
Puede que te seduzca
No la retes,
Ella es hábil
Buscara la manera
En que tú te destruyas
Una sensación placentera
Le dará, el que no huyas
Es como un viajero
Sin rumbo y sin destino
No acepta dinero
Solo te quita del camino
Y va a pasa lento
A veces su presencia
Aquí la siento
Por que se que su esencia
Es arrancar lo mejor
De ese momento
Si es posible con dolor
No siempre es así
Ella solo te quiere allí
Sirviéndole
Ten cuidado
Ella es muy traicionera
Pero también sincera
Busca la manera
De no hacer que te hiera.

Son algunas de las palabras que vagaban en este momento por el cielo, lo único que hice fue atraparlas y plasmarlas en estas hojas de papel.

Agradecimiento: Porque sin los sueños de  Pavel esto jamás hubiera sido posible ¡gracias por tu pensamientos!