lunes, 5 de agosto de 2013

Amarte

Las palabras son escasas cuando intento hablar sobre ti. Se que sonrío con demasiada frecuencia, 
mi corazón palpita extasiado cuando miran tus ojos y mi alma se abriga entre sonrojos.

Aunque olvide sentir o quizá me oprimí, hoy me estremezco con tu cercanía, disfruto de momentos
que son  breves pero etéreos, me quedo con tu sonrisa que es el mejor fármaco para mi zozobra.

Nuestro tiempo es limitado... no importa, cada segundo contigo es fascinante y de un modo me explico 
porque nunca funciono antes

Sobre muchas cosas puedo dudar y es normal, soy desequilibrada pero la ventaja de estar demente es que 
se ama impetuosamente