jueves, 7 de noviembre de 2013

Crush

En la curva de su sonrisa fanfarrona me columpio
su mirada con desdén resulta altamente atractiva
ese tono de voz, que se torna siempre frío
constituyen al ser que me a dejado cautiva.

Cautiva, a su palabra calculada
a la inquietante cercanía con su boca
me ha dejado desarmada
¡piedad con esta loca!

Pido disculpas de antemano
por algún futuro acto incoherente 
le aseguro que nada es en vano
cuando es el alma quien siente.