viernes, 12 de septiembre de 2014

Vivir con urgencia

La vida es eso que pasa mientras ríes o lloras y de repente te encuentras en una sala fría  de hospital en el área de oncología esperando lo que pueden ser noticias fatales.

El médico se aproxima con una mueca forzada, él ya no tiene que decir nada desde que abrió la 
puerta de su consultorio uno sabe que la esperanza se fue quien sabe a donde, el continua hablando y yo dejo de escuchar desde que confirmo el tumor de cáncer en mi seno derecho.

Mi madre aprieta mi mano con fuerza la observo rápidamente mientras las lágrimas escapan de sus ojos.

Tengo 25 años hace poco termine la universidad, no he tenido novio desde hace más de un año, 
los mejores y peores momentos de mi vida han pasado frente a un escenario, nunca aprendí a andar en bicicleta y siempre quise un piano ... este cuarto de siglo ha sido tan breve como un respiro.

Me rehúso a morir de esa forma, me rehúso a múltiples operaciones y quimioterapias degenerativas. He sido insegura casi toda la vida pero por primera vez se algo con certeza ¡Voy a patearle el trasero al cáncer!