miércoles, 1 de octubre de 2014

Sol

La quería con apremio, mis amigos solían decir que era como un amuleto. Era cierto.

Era muy delgada, senos pequeños, una cabellera siempre alborotada, los dientes ligeramente desalineados pero era perfecta.

Pase tanto tiempo deseando estrecharla, morder sus labios, escucharla y ahora que ese momento ocurrió no supe que hacer con el.

El sol no se posee, solo debe admirarse..