martes, 10 de noviembre de 2015

No name

Lo encontré perdido entre tumulto de la gente, atolondrado tras esas gafas redondas,
perdido dentro de sí.

Sus cabello rizados eran tan bonitos que parecían un montón de caracoles juntos,
andaba por la vida tan despreocupado que ese simple hecho me electrizaba.

Existe cierto encanto en la sencillez que hasta la fecha soy incapaz de explicar,
encuentro complicado describir lo genuino de tu alma en este infierno que llamas ciudad.

A primer instante (y como muchos) quise corromperte, viciarte, sobornarte
No lo hice, ¿o será que no quise?
No importa
Me quedo con la inquietud
de lo que cuentan tus ojos ahora.