sábado, 9 de mayo de 2009

Yagami I

A que jugaremos hoy (me preguntaba). Empezaba a ser aturdidor eso de no saber si preocuparte o alegrarte por algo que va a suceder, comienzo a delirar con tan solo imaginar tu boca, que produce incalculables reacciones sobre mi, he de admitir que es extremadamente divertido cuando perdemos los estribos, cuando somos enemigos y otras tantas en las que te dices ser mi amigo, también amantes constantes que se pierden en pasiones deslumbrantes.

Esta vigilia me atormenta, por que esta habitación sigue impregnada de ti; la noche pronuncia tu nombre y el crepúsculo se burla de mi.

Como puedo hacer para que entiendas que solo eres un momento en mi vida, no te quedaras, eres un complemento, mas no necesario, quizá antes yo hubiera dado mucho por ver iluminado tu rostro a diario ... Ahora lo puedes ver, somos todo y somos nada. Nuestra historia se escribe, bajo las sabanas de esta cama.