domingo, 8 de julio de 2012

For the stranger

Te escribo hoy, un día siete del mes también por orden siete. Esperando que esta vez el numero muestre un poco de gratitud conmigo.

La madrugada avanza muy lentamente, el calor es sofocante lo que provoca que mis pensamientos se vuelvan mas confusos y hasta un poco estúpidos.

La vaga luz de las farolas se filtra por las persianas de mi habitación, intento recordar lo poco que se de ti, eres un completo extraño y ya estamos ligados para siempre, bueno hasta que te mueras ya que fácilmente asumo que tu estilo mal cuidado de vida, el consumo excesivo de cigarro y las pocas horas que duermes, me dan una gran ventaja sobre expectativa de vida al menos sobre ti. Pero nada es seguro en esta vida tu y yo lo sabemos mejor que nadie

¿Ligados para siempre?, así es yo no te escogí, bueno tu tampoco. Ya estamos a mano, ¿No crees?. Jamas en la vida llegue a concebir la sola idea de un embarazo, mucho menos no planeado, era contra todos mis ideales. Y ahora mi silueta ha cambiado ligeramente para traer a un nuevo ser a este mundo.

De vez en cuando estas estorbando en mis pensamientos, tengo que decirte que ahí no es donde debes merodear, es cuando viene a mi mente un fragmento de aquella canción que escuche por primera vez durante mi infancia "El destino nos jugo una broma macabra". Solo que a diferencia de la canción, esto no era ninguna broma, vaya destino.

Hoy también es el séptimo día de la semana, muchos lo ignoran pero en todos los calendarios se empieza por el Domingo, ¿porque? no lo sé y es muy tarde como para averiguarlo desistiría de escribir, investigalo y me pones al tanto.

Otro siete, mi séptimo mes de embarazo y es hasta este momento en el que siento el impulso de agradecerte por cambiarme la vida para siempre. Porque ahora tengo la mejor razón para ser feliz.