jueves, 22 de mayo de 2014

R

Llego su remplazo y ahora su lugar esta más vacío que nunca.

Le extraño, extraño la provocación de besarle en su antigua oficina, extraño verle frente aquel escritorio leyendo sobre fútbol.

Veo aquella silla, tu silla, nuestra silla, donde alguna vez mis piernas envolvieron su cintura. Sonrío complacida y siento nuevamente tu mano hurgando dentro de mi blusa ... siento tu lengua dentro de mi boca.

Dicen que recordar es vivir, algo tiene de cierto esa frase, yo me quedo con aquel día en un bar de mala muerte pero con la mejor compañía, me quedo con los besos perpetuos.

Le adoro porque tiene aquello que detesto pero en el me fascina, leo sus notas porque es una forma de encontrarlo.

No quiero que vuelva, incluso esta lejanía es placentera.
Hasta pronto, hasta que las circunstancias concuerden con la casualidad.

martes, 20 de mayo de 2014

Consecuencia

¿Qué sucede si callo todo esto que agobia? ¿El amor puede agobiar?

Espera tan rápido ya acuso al amor, eso solo dice que desaparecieron los indicios del estupor. Tengo muchas interrogantes amotinándose en mi mente y en lugar de buscar respuestas continuo formulando más interrogantes.

Me enerva el quedarme pasmado en cuanto comienzas a hablar, dejo de pertenecerme en cuanto sonríes.
Descarriado ya ando, me quede extraviado muy cerca del lunar que anuncia tu ombligo.